VISITAS A MI INFIERNO

sábado, 9 de julio de 2011

MONJAS CALIENTES Y CACHONDAS, COMO CUALQUIER OTRA MOZA



Las monjas no dejan de sorprenderme. En el convento no dejan de suspirar hasta tentarme para lo que más desean: que me las folle intensamente y con mucha pasión, y no he podido dejar de satisfacer sus tan anhelados deseos. Algunas de ellas, tan ansiosas de que llegue la visita del Santo Padre, se excitan más si los juegos se hacen por esas fechas tan señaladas de la visita apostólica de Su Santidad, que viene a visitaros como peregrino, según dice él mismo.







1 comentario:

  1. ami en lo personal me exita ver como pecan las monjas ricas sabrosa

    ResponderEliminar